Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Un conductor acude a un concesionario en busca de un coche nuevo. Allí le plantean la posibilidad de adquirir un modelo eléctrico que se adapta como un guante a sus hábitos de movilidad. De entrada, lo más probable es que el conductor se plantee, al menos, uno de estos tres argumentos en contra: precio, autonomía y puntos de recarga. Pero luego probablemente se sorprenda al saber que, en modelos eléctricos como los que ofrece Hyundai, esos tres factores ya no son un problema.

Esas tres barreras en la popularización del coche eléctrico se instalaron ya hace años en nuestras cabezas con el peso de la razón. Sin embargo, la movilidad eléctrica ha evolucionado mucho. Los coches eléctricos son cada vez más eficientes y asequibles. También tienen a su disposición más y mejores infraestructuras de carga, y su autonomía es cada vez mayor. La razón de esta mejora no es otra que la necesidad de contrarrestar una de las mayores amenazas que afrontamos los humanos: el cambio climático.

El mundo pisa el acelerador…

Hyundai Kona Electric

Tal vez el mayor espaldarazo al coche eléctrico surgió hace un lustro, un frío mes de diciembre en París. Entonces, países de todo el mundo se conjuraron para acabar con el calentamiento que amenaza el planeta. De ese compromiso surgió el Acuerdo de París, que fue el primero universal y jurídicamente vinculante sobre el cambio climático.

El objetivo del Acuerdo de París establecía un marco global para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 ºC y continuar con los esfuerzos destinados a limitarlo a 1,5 ºC. Entre los puntos clave para lograrlo, destaca uno: reducir rápidamente las emisiones contaminantes para lograr equilibrarlas con las absorciones en la segunda mitad de siglo.

En la Unión Europea, firmante del Acuerdo de París, los coches son responsables del 60,7 % de las emisiones atribuibles al transporte de carretera que, a su vez, suponen más del 30 % de las que se producen en su territorio. Así, el organismo se puso manos a la obra, limitando considerablemente las emisiones de los vehículos nuevos.

… y la automoción responde

Hyundai Kona electrico

El camino para reducir esas emisiones de los vehículos pasa, fundamentalmente, por dos opciones: mejorar su eficiencia o apostar por energías alternativas a los combustibles fósiles. Por esa razón, fabricantes como Hyundai han optado por impulsar la movilidad eléctrica como una solución que aúna ambas.

Si tomamos el ejemplo de las emisiones de CO2, un gas de efecto invernadero, y tenemos en cuenta el mix de generación energética medio en Europa, los coches eléctricos son más limpios que los de gasolina. Al menos, así lo asegura el Parlamento Europeo en la siguiente infografía. Es más: a medida que aumente la proporción de electricidad renovable en el futuro, más ecológicos resultarán los vehículos eléctricos en comparación con los de combustión.

infografia

Esta es una de las principales razones por las que el coche eléctrico ha recibido un impulso definitivo por parte de industria y Administración. El objetivo consistía en convertirlo en una alternativa de movilidad capaz de competir con sus homólogos de gasolina y diésel. Conseguirlo dependía en gran medida de superar sus tres mayores desventajas: precio, autonomía y disponibilidad de puntos de recarga.

Precio: una barrera que se levanta

Hyundai Kona EV precio

Una de las principales barreras de entrada a los coches eléctricos ha sido, tradicionalmente, su elevado precio. Esto se debía en gran parte al coste de las baterías, elementos esenciales para estos vehículos.

Sin embargo, los avances tecnológicos han permitido lograr baterías cada vez más económicas. Según la Agencia Internacional de la Energía, su coste medio descendió de más de 1.100 dólares por kWh en 2010 a solo 156 dólares en 2019. Por tanto, no es de extrañar que Bloomberg haya situado el punto en que el coche eléctrico será más barato que el de combustión en el año 2022.

La existencia de planes de ayudas especiales para vehículos eléctricos también contribuye a empujar a la baja su precio de acceso. En el caso del Hyundai Kona Eléctrico, es posible acceder a este modelo desde 25.340 euros, un precio que incluye el descuento que ofrece la marca al financiarlo más los descuentos correspondientes al plan de ayudas del Gobierno.

Más allá del PVP, el coste por kilómetro

Hyundai electrico PVP

Sin embargo, el precio real de un vehículo no reside exclusivamente en su PVP. También es necesario tener en cuenta su coste por kilómetro. Tal y como se puede comprobar con esta herramienta, conducir durante ocho años un Hyundai Kona Eléctrico al que le haremos 20.000 km anuales supone alrededor de 6.000 euros menos respecto a uno diésel. Todo ello, sin contar con el ahorro en mantenimiento, seguros y aparcamiento.

En el caso del Hyundai Kona Eléctrico, además, cuenta con el plan Full Electric. Full Care, que ofrece de manera gratuita algunas ventajas. Incluye instalación sin coste de un punto de recarga, ocho años de asistencia en carretera con carga in situ o garantías específicas al contratar el seguro, como la cobertura del cable de carga por robo o hurto.

Autonomía: cada vez más lejos

Hyundai Kona EV autonomia

La evolución de las baterías de los vehículos eléctricos ha tenido otros efectos secundarios que van más allá del precio que debemos pagar por hacernos con uno. Como cada vez emplean tecnologías más eficientes, también son capaces de recorrer un mayor número de kilómetros sin necesidad de recargarlas.

Junto a la mejora de las baterías, hay otros factores que influyen en la capacidad de los coches eléctricos para recorrer más kilómetros sin tener que parar a recargar. Por ejemplo, la menor resistencia a la rodadura de los neumáticos, la reducción del peso total del vehículo o diseños más aerodinámicos

Esta es la razón principal por la que, en diez años, se ha logrado multiplicar la autonomía de estos coches. De los apenas 200 km que recorrían en 2010 con una sola carga, hemos pasado a los 484 km (WLTP) del Hyundai Kona Eléctrico con batería de 64 kWh en uso mixto.

Es más: el Hyundai Kona Eléctrico ha logrado romper la barrera de los 1.000 km de autonomía en circuito. Y no ha sido un modelo especialmente preparado para la ocasión el que lo ha conseguido, sino dos coches que acababan de salir de la propia cadena de producción.

Puntos de recarga, un valor al alza

Punto de recarga para coche eléctrico

La infraestructura de recarga en España es otro de esos factores relacionados con el coche eléctrico que disuadían a sus potenciales conductores, pero que han mejorado considerablemente en los últimos años.

En la actualidad, según datos del Observatorio Europeo de Combustibles Alternativos (EAFO), el país dispone de 5.818 puntos de recarga eléctrica públicos repartidos por su geografía. Prácticamente se han cuadruplicado desde 2015, cuando apenas superaban los 1.500.

A este ritmo de crecimiento hay que sumar las proyecciones de los próximos años: Administraciones y compañías eléctricas parecen dispuestas a sembrar España de postes de recarga. Esto se debe a que el vehículo eléctrico es uno de los pilares sobre el que se pretende construir la descarbonización de la movilidad de aquí a 2050.

Recargas a menos de 100 km

Recarga Hyundai Kona

El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que ya se tramita en el Congreso, fija el hito de esa descarbonización en 2050. Para lograrlo, en 2040 todos los coches nuevos que se vendan deberán ser de cero emisiones.

Este panorama requiere infraestructuras a medida de las necesidades de ese parque. Por eso, la norma obligará, entre otras cuestiones, a crear zonas de carga rápida de vehículos eléctricos en el 10 % de las gasolineras del país. Además, los aparcamientos públicos de más de 10 plazas y los edificios de nueva construcción deberán equipar puntos de recarga.

Por su parte, las grandes eléctricas ya trabajan para que los conductores de coches eléctricos tengan una instalación de recarga a su disposición a menos de 100 km en la red viaria principal. Esto, junto a la extensión de estos puntos en zonas urbanas y nodos de comunicación, supondrá decenas de miles de nuevos cargadores de acceso público en los próximos cinco años.

El coche eléctrico ya se abre paso como una alternativa real a los vehículos de combustión. Modelos como el Hyundai Kona Eléctrico son una buena muestra de esa evolución que experimenta la movilidad eléctrica para contribuir a ese futuro sostenible que el planeta nos pide a gritos.