Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

El ser humano será cada vez más un ser urbano. Lo dice la ONU: en 2050, el 68% de la población mundial vivirá en el entorno de las ciudades. Esto quiere decir que habrá 2.500 millones de personas más residiendo en estos ámbitos.

Desplazar a tantas personas en un mismo espacio y hacerlo de manera sostenible no es una tarea sencilla. Por eso, la industria de la automoción ya se prepara para resolver el problema y lo hace sin perder de vista los distintos tipos de núcleos urbanos que se están generando.

El concepto de ciudad evoluciona y, con él, los vehículos que se moverán en sus calles. El coche eléctrico, por el que apuestan marcas como Hyundai, ya es una realidad que promete ajustarse como un guante a las urbes del presente y del futuro.

Conurbación, megalópolis… las ciudades se transforman

Transformación del coche

Emplear la palabra “ciudad” para designar un entorno urbano se está empezando a quedar corto. Esto se debe a que conceptos como las áreas metropolitanas, las conurbaciones o incluso las megalópolis se utilizan cada vez más. Tienen mucho que ver con la población que vive en esas zonas y la manera que tiene de desplazarse.

Las áreas metropolitanas fueron precisamente fruto del desarrollo del transporte que se dio en el siglo XX y permitió a los habitantes de las periferias de las ciudades acudir a trabajar a su núcleo urbano de referencia. Estas áreas están compuestas por una urbe central y otros municipios de su entorno, siempre que el 15% o más de su población se desplace a la ciudad por motivos de trabajo.

Las conurbaciones son otro fenómeno bastante reciente. Se trata de distintos núcleos urbanos que se expanden hasta fundirse. Sus límites visibles desaparecen. Como consecuencia, no se aprecia bien dónde acaba un municipio y dónde empieza el siguiente.

Por ejemplo, en España esto ocurre con Madrid y 14 municipios de su alrededor. También con Elda y Petrer (Alicante), que han acabado por fundir sus tejidos urbanos. Hasta el punto de que hay viviendas con fachadas que dan a las dos localidades.

Transformación del coche

Otro ejemplo de evolución del concepto de ciudad son las megalópolis, un rosario de ciudades interconectadas, como la megalópolis Bos-Wash, que va desde Boston hasta Washington D.C. Megaciudades de varios millones de habitantes o ciudades globales con diversidad económica y cultural son también configuraciones urbanas.

Todas estas modalidades tienen algo en común: cada vez son más los ciudadanos que se desplazan por sus territorios cada día. Y, aunque el COVID-19 nos ha encerrado en nuestras casa durante algunos meses, sí ha significado una concienciación importante respecto a desplazamientos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

El reto de las ciudades sostenibles

Transformación del coche

Las ciudades son un imán que atrae cada vez a más gente. Conscientes de este papel, muchas de ellas han puesto en marcha distintas normativas para mejorar la calidad del aire que respiran sus ciudadanos. En el caso de la Unión Europea, existen incluso directivas que afectan a todos sus Estados miembros con objetivos asociados de reducción de emisiones contaminantes.

Por supuesto, los vehículos privados tienen un importante rol a la hora de alcanzar esos objetivos. De hecho, los coches nuevos que se vendan en la Unión Europea no deberían emitir más de 95 g/km de CO2 en 2021. La solución que encontraron los fabricantes de automóviles para cumplir con unos estándares cada vez más estrictos pasa por una electrificación creciente, que reste cada vez más protagonismo al motor de combustión.

Esa transformación puede acelerarse aún más a partir de ahora. La crisis del COVID-19 ha provocado la aprobación por parte del Gobierno del Plan MOVES 2020, que premia la sustitución de vehículos por otros más eficientes. Hyundai se ha sumado a estas ayudas y ofrece hasta 10.110 euros de descuento por la compra de uno de sus modelos eléctricos, para contribuir a la progresiva descarbonización del parque móvil.

Precisamente ese objetivo, el de lograr coches más respetuosos con el medio ambiente, ha llevado a desarrollar distintos tipos de vehículos electrificados: desde los híbridos convencionales hasta los coches totalmente eléctricos, los que funcionan con hidrógeno incluidos. Todos ellos son plenamente funcionales y responden a las necesidades de los habitantes de los distintos entornos urbanos.

Híbridos, el primer paso

Transformación del coche

La evolución de la electricidad en los vehículos se ha traducido en una diversificación de la oferta. Gracias a ello, existe un coche eléctrico para cada perfil de ciudadano y sus necesidades de movilidad.

En el caso de Hyundai, reúne en su catálogo las cinco las tecnologías que componen la oferta electrificada: híbridos, híbridos enchufables (PHEV), híbridos 48V,  eléctricos y pila de hidrógeno.

Los vehículos híbridos son una opción perfecta para adentrarse en la conducción eléctrica, ya que combinan las ventajas de los motores de combustión con las de los eléctricos. Por eso, son ideales tanto para conducir por los núcleos urbanos de un área metropolitana como para cubrir trayectos largos entre ciudades de una megalópolis.

Tres tipos de híbridos

Transformación del coche

Como avanzábamos unas líneas más arriba, existen tres tipos principales de coches híbridos, ordenados de menor a mayor electrificación: los coches microhíbridos, con un sistema de asistencia a la aceleración de 48 V, los híbridos eléctricos y los híbridos enchufables.

El Hyundai Tucson Híbrido 48V es un ejemplo de los primeros. Gracias a los 12 kW de potencia adicional que aporta su sistema eléctrico, reduce el consumo de combustible y las emisiones de CO2 hasta un 7%.

En cuanto a los híbridos eléctricos, existen versiones para los Hyundai Ioniq y Kona. Cuentan con dos motores, uno eléctrico y otro de combustión. Dependiendo de la situación, el sistema alterna el uso de los propulsores, utilizando ambos a la vez si es necesario.

El Hyundai Ioniq también dispone de una versión híbrida enchufable, que ofrece una autonomía en modo exclusivamente eléctrico de hasta 52 km en uso mixto y 66 km en ciudad (ciclo WLTP). Esto supone un ahorro considerable en consumo y emisiones respecto a las versiones convencionales.

Eléctricos puros, de la ciudad al cielo

Transformación del coche

En lo que respecta a los vehículos 100% eléctricos (EV), sus baterías les permiten circular cientos de kilómetros utilizando exclusivamente la energía que almacenan. Son perfectos para cubrir los trayectos cotidianos en ciudades, conurbaciones y áreas metropolitanas sin emisiones contaminantes. Los Hyundai Ioniq y Kona cuentan con versiones 100% eléctricas, con autonomías superiores a los 300 km (WLTP).

Gracias a las ayudas del Gobierno y marcas como Hyundai, ahora es un buen momento para plantearse su compra. De hecho, el Kona tiene un descuento de hasta 8.210 euros, una ayuda que alcanza los 10.110 euros en el caso del Ioniq. Además, los modelos eléctricos de Hyundai vienen con el ‘Plan Full Electric, Full Care’, que incluye un punto de recarga y su instalación gratis de serie, vehículo de préstamo gratuito, compromiso de devolución, llamada de emergencia eCall, ocho años de garantía para la batería de alto voltaje, una aplicación con conectividad Bluelink y ocho años de asistencia gratuita en carretera.

El próximo paso en la evolución de los eléctricos es el coche de pila de combustible de hidrógeno (FCEV). La posibilidad de utilizar este gas y repostarlo en una hidrogenera le permite aumentar su autonomía considerablemente. Si hablamos del Hyundai Nexo, heredero tecnológico del ix35 Fuel Cell, ese futuro ya es una realidad: este vehículo alcanza los 666 km (WLTP) en modo 100% eléctrico sin repostar.

¿Y si llega un momento en que las ciudades crecen tanto que no queda otra que desplazarse volando? La industria también trabaja en ello. En la última feria tecnológica CES celebrada en Las Vegas, Hyundai presentó el S-A1, su primer prototipo totalmente eléctrico de un vehículo aéreo personal.

Transformación del coche

Se trata de un modelo totalmente eléctrico capaz de transportar cuatro pasajeros y un piloto hasta 100 km con una sola carga. La idea consiste en aprovechar el potencial de los viajes aéreos para conectar áreas urbanas y descongestionar las calles y carreteras del futuro.

Junto a este concept car, Hyundai también presentó su Vehículo Construido con un Propósito Ecológico (Purpose Built Vehicle – PBV), que se adapta al estilo de vida de los pasajeros y reduce el tiempo perdido en atascos.

Estos vehículos pueden actuar como restaurantes, cafeterías, hoteles, clínicas o farmacias móviles mientras se desplazan. Ambos prototipos se conectarán con los hubs de la marca, que son espacios de tránsito que enlazan tierra y aire para permitir a los ciudadanos interactuar.

Parece que estamos experimentando un futuro de la movilidad personal que ya está llegando, es eléctrico y se prepara para conquistar la ciudad. Tenga la forma que tenga.